Donnerstag, 1. Dezember 2016

EL IMPERIALISMO HOY, UN HOMENAJE AL CENTENARIO DE LA OBRA DE LENIN: EL IMPERIALISMO FASE SUPERIOR DEL CAPITALISMO


(continuación)



 
EL IMPERIALISMO HOY, UN HOMENAJE AL CENTENARIO DE LA OBRA DE LENIN: EL IMPERIALISMO FASE SUPERIOR DEL CAPITALISMO

1. LA SITUACIÓN ACTUAL Y LOS ELEMENTOS QUE HAY QUE TENER EN CUENTA

2. Resumen:

3. El Imperialismo Fase Superior y Última del Capitalismo

    Después de él ya no es posible más que el socialismo

4. LAS RELACIONES ECONÓMICAS DEL IMPERIALISMO CONSTITUYEN LA BASE DE LA SITUACIÓN INTERNACIONAL HOY EXISTENTE

- LA ACTUAL DIVISIÓN ECONÓMICA DEL MUNDO

- MAYOR DESCOMPOSICIÓN DEL IMPERIALISMO, PREDOMINA EL RENTISMO SOBRE LA EXPORTACIÓN DE MERCANCÍAS

- LA HEGEMONIA DEL CAPITAL FINANCIERO YANQUI, BASE DE LA CONTIENDA CON LAS DEMÁS POTENCIAS IMPERIALISTAS

- DECADENCIA DE LA INDUSTRIA EN LOS PAÍSES IMPERIALISTAS, MAYOR VIOLENCIA Y SAQUEO IMPERIALISTA ( en la SIGUIENTE ENTREGA
 
 

LAS RELACIONES ECONÓMICAS DEL IMPERIALISMO CONSTITUYEN LA BASE DE LA SITUACIÓN INTERNACIONAL HOY EXISTENTE
"Las relaciones económicas del imperialismo constituyen la base de la situación internacional hoy existente. A lo largo de todo el siglo XX se ha definido por completo esta nueva fase del capitalismo, su fase superior y última", y de que la distinción entre países opresores y países oprimidos es un rasgo distintivo del imperialismo. Por tanto, para ver la situación actual no podemos partir de la contradicción fundamental del capitalismo, pues, estamos en su fase superior y última, el imperialismo” 
Presidente Gonzalo
LA ACTUAL DIVISIÓN ECONÓMICA DEL MUNDO
1. La lucha de los monopolios, que han sido generados por el capital financiero, por el reparto económico del mundo, y en conexión con ello la lucha entre las superpotencias y potencias imperialistas por el reparto y nuevo reparto territorial del mundo, las colonias y semicolonias (tercera contradicción fundamental).
2. La contradicción entre naciones oprimidas, por un lado, y superpotencias y potencias imperialistas, por el otro (primera y principal contradicción fundamental).
Entonces, a la luz de este rasgo distintivo del imperialismo que se expresa en las dos contradicciones anotadas, veamos cómo se desarrolla la situación actual. Sin dejar de tener siempre presente, como el desarrollo de las mismas repercute en la agudización de la contradicción proletariado-burguesía en los países imperialista (segunda contradicción fundamental)s.
Aquí, nos proponemos analizar el desarrollo de la situación actual e ir sacando las conclusiones más necesarias de los hechos mismos y de los que constan en los informes económicos y los comentarios de los sabios burgueses al respecto.
 
En las reuniones de los dirigentes de las potencias imperialistas del G-7 (era G-8, ahora sin Rusia, así ha quedado reducida), o en las discusiones de los imperialistas de Europa sobre el Brexit o en la reciente reunión de los países de la OECD (reunión de los dirigentes de los países imperialistas con algunos de sus lacayos de las semicolonias), sobre la mesa o debajo de ella, está el tema de los desequilibrios de la economía mundial y de la cuestión monetaria, hasta hablan de una guerra de divisas. Los imperialistas yanquis acusan a sus rivales de bajar el valor de sus monedas artificialmente para exportar más, desplazando así la crisis a otros países. Los rivales imperialistas acusan a los imperialistas yanquis, que son los Estados Unidos los que están en el centro de un desorden monetario mundial, dicen:
El dólar reina como moneda internacional. El euro ha perdido terreno, el yen ha quedado de lado y el yuan todavía está en pañales. Según una estimación de facto representa la zona del dólar quizás el 60% de la población del mundo, así como el 60% de su PIB (véase el mapa). Se compone de América, los países cuyas monedas flotan en sintonía con el dólar, y los países con las clavijas en el dólar como China (ver Informe Especial sobre la Economía Mundial-Special report: The world economy, The Economista, 3 de octubre de 2015, que trata del rol especial de los Estados Unidos en la economía mundial y su relación con China).

 
Es relevante, que el Informe Especial, comienza tratando sobre la actual división económica del mundo de acuerdo a las zonas monetarias, como la zona de influencia del dólar, pero prosigamos lo que esta implica, de acuerdo con el Informe citado:
Por ley la FED (Reserva Federal) establece su política para que se adopte en los Estados Unidos solamente, pero existe un gran archipiélago de dólares offshore en depósitos y valores fuera de América. Los pagos en dólares pasan a través de los bancos que tienen que ver directa o indirectamente con Nueva York. Los flujos comerciales de los países y algunas de sus deudas están en dólares, por lo que ésta es la moneda que necesitan. Pero no hay ninguna garantía de prestamista de última instancia. La FED presta dólares a los extranjeros en términos establecidos. El FMI tiene insuficiente dinero y legitimidad para desempeñar este papel. En cambio, muchos países han acumulado enormes topes de seguridad en reservas en dólares en forma de bonos del Tesoro.
Esos enormes flujos globales de capital tienden a moverse al ritmo financiero de Estados Unidos. Los países con tipos de cambio fijos tienen que imitar la política de la FED por el ingreso excesivo de capital de riesgo si se mantienen las tasas demasiado altas, o sino las salidas si las mantienen demasiado bajas. Los bancos globales son financiados en dólares y se expanden y contraen para reflejar las condiciones en América (es decir los EE.UU., nota nuestra). Las empresas con deudas o depósitos en dólares no tienen control sobre los cambios en sus costos de intereses o rendimiento. Los fondos gigantes de inversión globales, por lo general con sede en Estados Unidos, a menudo se endeudan en dólares, y sus cambios de humor se dan al ritmo de Walt Street”.
 
Este informe de The Economist, la revista conservadora británica más antigua, en su lenguaje periodístico burgués hace aquí toda una expresión de agravios de los rivales imperialistas contra la superpotencia hegemónica única, el imüerialismo yanqui. El Informe citado se refiera a “un sistema monetario mundial” desordenado y caótico abogando por uno que no esté regido por los EE.UU. Pero el actual orden económico impwerialista mundial “regido por el dólar de los Estados Unidos” fue impuesto por ellos como resultado de la Segunda Guerra Mundial, donde surgió como la superpotencia hegemónica mundial capitalista. En el terreno monetario su principal instrumento es el FMI. Otros instrumentos del mismo son el Banco Mundial, el BID y sus similares en Asia y África, la GATT para el comercio, actualmente la WTO, los acuerdos de “regulación bancaria” como Basel II y III, etc., sin olvidarnos del llamado “consenso de Washington” de “liberación económica” de finales de los 80, los organismos económicos de la ONU, la CEPAL. etc.
 
Ese orden económico es producto de una guerra mundial y sólo podrá ser sustituido por otro orden imperialista mundial como consecuencia de la derrota del imperialismo yanqui en un evento bélico de tal naturaleza y alcance. Para nosotros la revolución es la tendencia principal por eso o la revolución mundial conjura la guerra mundial o convertimos la guerra imperialista mundial en revolución. Todo lo demás que dice el articulista no son más que expresiones de los sueños de las potencias imperialistas rivales, que aquí se tratan de cubrir tras la potencia social imperialista China, para la cual opinamos hace lobby esta revista conservadora británica.
 
No olvidemos que los imperialistas británicos han firmado acuerdo para que los social imperialistas chinos hagan el cambio de yuan por otras monedas a través de un banco en Londres, encargado del reciclaje de su moneda en divisas. Las reformas, la democracia, la paz, las buenas intenciones, el bien común entre los países imperialistas rivales no puede existir (prólogos), son relaciones de subordinación y violencia principalmente contra los pueblos oprimidos y colusiones temporales de unos imperialistas con otros.
 
En resumen dice: el dólar reina como moneda internacional, las otras monedas de reserva no pueden rivalizar con el dólar. Lo cual expresa la ley de desarrollo desigual del imperialismo reflejada en la desigualdad del poder monetario, a su vez, expresión de la desigualdad del poder del capital financiero de los diferentes países imperialistas. La zona de la economía mundial bajo dominio del dólar abarca el 60% de la población mundial y produce como el 60% del PBI mundial. Agrega, que no hay una autoridad monetaria que abarque toda la zona para una inmensa cantidad de dólares, invertidos en depósitos y valores y una gran cantidad de reservas en dólares en forma de bonos del tesoro. Las transacciones de estos países se hacen de una forma u de otra sobre la plaza bancaria de Nueva York, el comercio lo hacen en dólares, etc. (ver subrayados en la cita). Todo marcha al ritmo de la FED y de Walt Street.
 
Lenin: “(...) Donde más rápidamente crece el capitalismo es en las colonias y en los países transoceánicos. Entre ellos aparecen nuevas potencias imperialistas (Japón). La lucha de los imperialismos mundiales se agudiza. Crece el tributo que el capital financiero percibe de las empresas coloniales y ultraoceánicas, particularmente lucrativas. En el reparto de este "botín", una parte excepcionalmente grande va a parar a manos de países que no siempre ocupan un lugar preeminente, desde el punto de vista del ritmo de desarrollo de las fuerzas productivas”. Donde dice “(Japón)” pongamos “(China)” y “sobre el ritmo de desarrollo” está muy bien actualmente para China.
 
En la lucha por el territorio económico mundial el dólar y los grandes bancos de la oligarquía financiera yanqui con la FED a la cabeza y su instrumento el FMI han impuesto su hegemonía a sus rivales. Y, naturalmente, esta lucha por la hegemonía se desarrolla paralelamente a los "acuerdos", cada vez más frecuentes y más sólidos, entre los bancos” de los diferentes países.
 
MAYOR DESCOMPOSICIÓN DEL IMPERIALISMO, PREDOMINA EL RENTISMO SOBRE LA EXPORTACIÓN DE MERCANCÍAS
 
Crecimiento de la exportación de capitales y del comercio, todo basado en la expansión de las redes de los monopolios de los diferentes países imperialistas por todo el mundo (las ETN, EMN).
En la llamada “zona del dólar” fuera de los Estados Unidos, un puñado de monopolistas subordina las operaciones comerciales e industriales de todos esos países de la zona, obteniendo la posibilidad -- por medio de sus relaciones bancarias,(...) operaciones financieras --, “primero, de enterarse con exactitud del estado de los negocios de los distintos capitalistas (de los distintos países, nota nuestra), y, después, de controlarlos, de ejercer influencia sobre ellos mediante la ampliación o la restricción del crédito, facilitándolo o dificultándolo y, finalmente, de determinar enteramente su destino, de determinar su rentabilidad, de privarles de capital o de permitirles acrecentarlo rápidamente y en proporciones inmensas, etc.”.
 
Es un puñado de monopolistas los que hacen la distribución de los medios de producción entre las empresas de toda esa zona del dólar a la que pertenecen desde China hasta Brasil, etc., (ver mapamundi)
 

 
El Informe Especial sirve para entender la economía de China y su lugar en la economía mundial. Para hacer el balance del desarrollo de la industria, del comercio a nivel mundial y del desarrollo de los monopolios, incluidos los de los países de capitalismo burocrático. Expresa la dominación no del capital en general sino la dominación del capital financiero y la oligarquía financiera yanqui, no le quita que muchas veces lo haga asociada con otras, pero ésta domina a través de una espesa y amplia red de arriba hasta abajo por el “sistema de participación” sobre el que el Informe nos da importantes hechos.
 
Lenin: (...) el desarrollo del capitalismo ha llegado a un punto tal, que, aunque la producción de mercancías sigue "reinando" como antes y siendo considerada como la base de toda la economía, en realidad se halla ya quebrantada, y las ganancias principales van a parar a los "genios" de las maquinaciones financieras. En la base de estas maquinaciones y de estos chanchullos se halla la socialización de la producción; pero el inmenso progreso logrado por la humanidad, que ha llegado a dicha socialización, beneficia a los especuladores”.
“(…) El aumento del riesgo es consecuencia, al fin y al cabo, del aumento gigantesco de capital, el cual, por decirlo así, desborda el vaso y se vierte hacia el extranjero, etc. Y junto con este progreso extremadamente rápido de la técnica traen aparejados consigo cada vez más elementos de desproporción entre las distintas partes de la economía nacional, de caos, de crisis.
Y las crisis -las crisis de toda clase, sobre todo las crisis económicas, pero no sólo éstas- aumentan a su vez en proporciones enormes la tendencia a la concentración y al monopolio.
Los bancos, en todo caso, en todos los países capitalistas, cualquiera que sea la diferencia entre las legislaciones bancarias, intensifican y aceleran enormemente el proceso de concentración del capital y de constitución de monopolios.”
 
Del Informe brota, que todos los movimientos que se hacen en esta zona pasan por los bancos que tienen que ver directa o indirectamente con Nueva York. Muy importante, allí está expresando claramente que sobre esta plaza bancaria yanqui se lleva la "contabilidad general" de "los capitalistas" de toda esta zona económica sometida al dólar; se hace "la distribución de los medios de producción" como tiene que ser conforme a los intereses del gran capital financiero yanqui, el monopolista más grande. Del Informe brotan "tan evidentes", "los monstruosos hechos relativos a la monstruosa dominación de la oligarquía financiera" yanqui. Por eso, el Informe se queja de la impotencia de los capitalistas sometidos al dominio del dólar y sus bancos. Pero, esto sólo es una consecuencia de la exportación de capitales. "Y, naturalmente, el país que exporta el capital se queda con la nata".
El rol del dólar:
 
 
“(...)para todas las economías emergentes, la deuda neta promedio en moneda extranjera (deuda total menos las reservas) se redujo de un 20% del PIB en 1995 a cerca de cero en la actualidad (esto no quiere decir que la deuda externa de los países oprimidos haya perdido importancia, muy por el contrario con la nueva edición de los bonos soberanos, ésta se mantiene a niveles de principios de los 90 como se lee en un informe de la CEPAL que consignamos más abajo, nota nuestra). La mayoría de los países acumularon enormes reservas de dólares y trataron de minimizar su déficit en cuenta corriente o un superávit. China (generó) enormes excedentes de cuenta corriente, que el gobierno amontona en una pila cada vez mayor de los bonos del Tesoro estadounidense. Nada de esto ha funcionado tan bien como se esperaba (...), rodando los mercados de bonos en moneda local y las tasas de interés. El hecho de que usted no pide prestado en dólares no significa que usted es inmune (...). Los inversores extranjeros poseen ahora entre el 20% y el 50% de los bonos del gobierno en moneda local en Turquía, Sudáfrica, Indonesia, Malasia y México. Desde 2013, la FED ha reflexionado sobre las tasas de ajuste, y cada vez que se acerca, salen cascadas de dinero de los mercados emergentes.
China y otros países con tipos de cambio fijos están hartos, también, cuando Estados Unidos aumenta los tipos de interés, el dólar se dispara y también lo hacen sus monedas, perjudicando a las exportaciones. Por otra parte, el valor de esas enormes reservas parece estar periódicamente en riesgo de una caída del dólar, por la inflación o incluso por un default. Durante la crisis de 2007-08 los funcionarios estadounidenses hicieron llamadas semanales para tranquilizar a sus homólogos chinos que no sería por default.
(...)Un avance del dólar se ha asociado con los problemas de los mercados emergentes en 1980-1985, 1995-2001, 2008-09 y 2013-15. Y mientras que el efecto de América de exportar sus condiciones financieras es tan poderoso como siempre, sus importaciones de mercancías procedentes de las economías emergentes han disminuido en términos relativos, la participación en las importaciones mundiales de Estados Unidos ha disminuido en un tercio desde 2000, a un 12%. La desventaja de estar en la órbita del Tío Sam se ha vuelto menos favorable”.
 
Desarrollo desigual de la economía mundial y desequilibrio que llevan a mayor inestabilidad y más crisis y "más concentración del capital financiero y mayor dominio monopolista a través del sistema de “participación”, como brota del Informe:
 
“El mercado de euro-dólares (para la banca en dólares fuera de América) estaba en el corazón de la crisis de 2007-08.(...) La FED se vio obligada a proporcionar más de $1 billón de dólares de liquidez, mediante préstamos a los bancos extranjeros a través de sus filiales estadounidenses y mediante la ampliación de líneas de canje a los bancos centrales (en Europa, México, Brasil, Japón, Corea del Sur y Singapur), que a su vez pusieron los dólares a disposición de sus bancos (...)
Desde entonces, el sistema del dólar offshore se ha vuelto aún más grande. Ahora es aproximadamente como la mitad del tamaño del sector bancario nacional de Estados Unidos, en comparación con el 10% en la década de 1970. El crédito en dólares offshore (bonos y préstamos) ha aumentado del 28% al 54% del PIB de América durante la última década y del 11% al 16% del PIB mundial sin considerar América. El euro dólar se está convirtiendo en el dólar asiático. Una muestra, más de una docena de los mayores bancos de Asia (excluyendo Japón) tiene un total de $ 1 billón de dólares de sus activos en dólares (...) donde los bancos chinos ocupan un lugar destacado. Singapur (...).
Algunos piensan que se trata de un auge cíclico, alimentada por bajas tasas de interés estadounidenses. Pero podría fácilmente ser visto como un reflejo de la dominación del dólar como moneda mundial: ya que las economías emergentes se hacen más grandes y más intensiva las finanzas, su uso del dólar aumentará (...)
Mientras tanto, el eslabón entre América y el sistema offshore se ha convertido en más débil. Un grupo de élite de los bancos siempre ha aceptado pagos en dólares entre sí utilizando fichas, un cuerpo semi-oficial en Nueva York, y una masa de otros bancos de acuerdo a través de la elite. La jerarquía tenía la forma de una pirámide. Pero Estados Unidos dio una palmada con tantas multas a los bancos extranjeros que muchos prestamistas ahora se mantienen lejos de él, por lo que la pirámide ha cambiado de forma. La parte superior tiene más estrecho, con casi todas las transacciones canalizadas a través de cinco o seis empresas globales, incluyendo JP Morgan y HSBC. En nombre de América se ocupan de miles de bancos en todo el mundo. Estos grandes bancos mundiales, a su vez, están cortando trato directo con algunos clientes de Ucrania, con algunos países de África, con los bancos chinos de tercer nivel, con las pequeñas empresas en el Medio Oriente, porque el costo de su seguimiento ha de ser rentables. Estos clientes han llegado usar canales de los bancos más pequeños para actuar como intermediarios con los grandes a nivel mundial. Más y más del mundo del dólar offshore está tratando de evitar el contacto directo con los Estados Unidos, por lo que la parte media e inferior de la pirámide es más amplia”.
 
LA HEGEMONIA DEL CAPITAL FINANCIERO YANQUI, BASE DE LA CONTIENDA CON LAS DEMÁS POTENCIAS IMPERIALISTAS
 
De todos estos hechos brota la dominación del dólar, de la economía y las finanzas yanquis, como lo muestra lo sucedido durante la crisis mundial con la corrida de los clientes de los bancos en Europa y el mundo hacia los bonos del tesoro en dólares. El dólar como moneda de refugio. Es una expresión de la dominación mundial del imperialismo yanqui y la base de la contienda con las demás potencias imperialistas, incluidas la superpotencia atómica, Rusia, y la potencia socialimperialista China. Como hemos visto en el caso del Brexit y de la fallida tentativa del golpe en Turquía, como se ve en el desarrollo de las contradicciones en el Medio Oriente hasta el Sur del Sahel en África, en el Mar de China, etc. Las contradicciones se agolpan.
 
Mayor acumulación de la producción y del capital a nivel mundial en la oligarquía financiera yanqui, colusión y pugna con las otras oligarquías financieras de las potencias rivales. No hay bloques imperialistas, los imperialistas no son amiguitos como lo quiso presentar la LOD revisionista y capitulacionista a comienzos de los años 90, para velar las contradicciones en el mundo actual, para negar el desarrollo de la situación revolucionaria en desarrollo desigual en el mundo.
 
El imperialismo es más monopolista, más parasitario y en descomposición, más moribundo o agonizante.
 
El imperialismo yanqui, la superpotencia hegemónica única, es quien expresa en mayor grado este carácter. Lo cual conduce a la mayor agudización de las contradicciones entre la superpotencia hegemónica única y las otras potencias imperialistas como se traduce en el Informe Especial; a la mayor agudización de la contradicción proletariado-burguesía en estos países imperialistas; y a la mayor agudización de la contradicción principal, es decir la existente entre la superpotencia hegemónica única, el imperialismo yanqui, y las demás potencias imperialistas, en colusión y pugna, por la partición de los países oprimidos y el nuevo reparto, por un lado, y estos países oprimidos, por el otro.
 
Prosiguiendo, del “sistema del dólar offshore” brota el dominio financiero de los EE.UU., que sigue creciendo pese a que la producción y la productividad en los EE.UU. están de bajada desde los años 70 del siglo pasado. Por eso mismo, la producción offshore de los monopolios yanquis a través de sus filiales en el extranjero y las empresas adheridas del capitalismo burocrático crece, como crecen los intercambios financieros y comerciales entre estas y sus casas matrices.
 
Pero, el país decae- lo cual se expresa de una y mil formas-, se vuelve más rentista, el endeudamiento de la economía yanqui crece hasta el 70% del PBI de los EE.UU., la deuda de las empresas y los hogares se dispara: pese a todo, baja el consumo y la economía no crece o crece a ritmos bajos. Toda la economía en el país decae, el empleo decae y se vuelve más precario, rebajándose a condiciones similares a las del siglo XIX (empleo precario). Lenin, el monopolio lleva a la decadencia del país y pese a ello el país por la exportación de capitales de todo tipo extrae cada vez más riqueza del mundo entero.
 
El imperialismo yanqui impone su moneda y sus condiciones a los bancos no sólo de su zona de influencia sino también de las otras zonas de influencia. Domina la industria de la tecnología de la información y con ello de las comunicaciones y con ello las arterias vitales de las finanzas, la producción y el comercio a nivel mundial. A propósito, más abajo introducimos un recuadro sobre las cadenas monopolistas yanquis del automóvil en México y de los componentes electrónicos en Costa Rica muy importante para completar la información que pusimos en nuestras notas sobre el desarrollo del capitalismo burocrático en el Sudeste de Asía dominadas por los EE.UU. y el imperialismo japonés.
 
Anotar aquí pos seminario que este hundimiento de la economía del imperialismo no la va a poder revertir Trump ni ningún otro demagogo imperialista, todas las políticvas económicas anteriores aplicadas por los gobiernos del imperialismo yanqui desde Nixon hasta Obama han fracasado rotundamente en cuanto a reimpulsar la economía de este país imperialista y como resultado se ha hundido más en la crisis final en que se encuentra hasta que se abarrido por la revolución mediante la guerra popular. Crisis del sistema imperialista que abarca no sólo su estructura económica sino también toda su supeestructura. Recientemente expresada en las últimas elecciones más fraudulentas que todas las anteriores. La política económica que ha anunciado el archireaccionario nuevo presidente yanqui Trump sólo podra traer algunos resultados pasajeros, como mantener algunas plazas de trabajo para fines desenfrenados de demagogia chovinista, pero sus resultados sólo harán emperorar al enfermo, al imperialismo yanqui. La no firma del TPP anuciado por Trump y también por la Clinton en la campana electoral no tendrá gran efecto ni para ellos ni para los demás imperialistas como Japón, salvo para los gobiernos de sus semicolonias, a los cuales no les quedará más que llorar sobre la leche derramada.
 
DECADENCIA DE LA INDUSTRIA EN LOS PAÍSES IMPERIALISTAS, MAYOR VIOLENCIA Y SAQUEO IMPERIALISTA