Donnerstag, 22. Dezember 2016

EL IMPERIALISMO HOY, UN HOMENAJE AL CENTENARIO DE LA OBRA DE LENIN: EL IMPERIALISMO FASE SUPERIOR DEL CAPITALISMO (coninuación)





 

EL IMPERIALISMO HOY, UN HOMENAJE AL CENTENARIO DE LA OBRA DE LENIN: EL IMPERIALISMO FASE SUPERIOR DEL CAPITALISMO

1. LA SITUACIÓN ACTUAL Y LOS ELEMENTOS QUE HAY QUE TENER EN CUENTA

2. Resumen:

3. El Imperialismo Fase Superior y Última del Capitalismo

    Después de él ya no es posible más que el socialismo

4. LAS RELACIONES ECONÓMICAS DEL IMPERIALISMO CONSTITUYEN LA BASE DE LA SITUACIÓN INTERNACIONAL HOY EXISTENTE

- LA ACTUAL DIVISIÓN ECONÓMICA DEL MUNDO

- MAYOR DESCOMPOSICIÓN DEL IMPERIALISMO, PREDOMINA EL RENTISMO SOBRE LA EXPORTACIÓN DE MERCANCÍAS

- LA HEGEMONIA DEL CAPITAL FINANCIERO YANQUI, BASE DE LA CONTIENDA CON LAS DEMÁS POTENCIAS IMPERIALISTAS

- DECADENCIA DE LA INDUSTRIA EN LOS PAÍSES IMPERIALISTAS, MAYOR VIOLENCIA Y SAQUEO IMPERIALISTA


- SOBRE LA PIRÁMIDE BANCARIA

- EL CAPITALISMO MONOPOLISTA DE ESTADO Y LA OPRESIÓN DE LOS PAÍSES IMPERIALISTAS SOBRE LOS PAÍSES OPRIMIDOS (EN LA PRÓXIMA ENTREGA) 
 
Sobre la pirámide bancaria:

Continuando con el Informe (The Ecomomist, 03 de octubre 2015). Dice que la relación entre “América y el sistema offshore se está haciendo más débil”, pero en realidad no sucede eso, sino que este se está haciendo más oligárquico. Con la imposición de multas de miles de millones de dólares a los bancos extranjeros que actúan en los EE.UU., por el departamento de justicia yanqui, muchos se han ido del país. Los medios de información dan cuenta de la multas a los bancos ingleses, alemanes, suizos, etc. El Informe llora por la herida. Entonces, estos bancos que antes actuaban en Walt Street por cuenta propia ahora, también tienen que actuar dentro de las redes de cinco o seis bancos las cuales forman “una pirámide”.

Es decir, esos grandes bancos extranjeros – por factores extra-económicos como las multas- tienen que actuar como bancos “adheridos” de estas redes de “cinco o seis bancos” que están en la parte superior de la “pirámide”.

Lenin: “esto se refiere a una de las particularidades características más importantes de la concentración capitalista moderna. Los grandes establecimientos, particularmente los bancos, no sólo absorben directamente a los pequeños, sino que los "incorporan", los subordinan, los incluyen en "su" grupo, en su consorcio (konzern) -según el término técnico- por medio de la "participación" en su capital, de la compra o del cambio de acciones, del sistema de crédito, etc., etc.(...)Para darse cuenta de los hilos principales que atan entre sí a los bancos del grupo mencionado, hay que distinguir la "participación" de primero, segundo y tercer grado(...)”.

Hoy, eso se ha desarrollado mucho más desde aquél entonces, estamos en el momento del hundimiento y barrimiento del imperialismo por la guerra popular, tercer momento de la revolución proletaria mundial. Actualmente como se deduce del Informe, no sólo se trata de bancos pequeños sino también de grandes bancos que están subordinados en las redes de estos cinco o seis bancos monstruosamente grandes y poderosos. Su “subordinación a un centro único” de bancos internacionales que antes eran “relativamente” independientes. Aquí, entra otra vez, como tiene que ser, los cambios constantes de fuerzas.

Además, hay que tener en cuenta, que el lugar que ocupan los bancos extranjeros dentro de las redes o hilos de esta “pirámide” no tiene que ver directamente con el valor contable de sus activos o con su valor comercial; sino, por su relación con la oligarquía financiera que la encabeza. Esto explica, por ejemplo, porque una empresa monopolista china gigantesca como Alibaba no sale a bolsa en Shanghái sino en Walt Street, y de los seis bancos encargados de la emisión de las acciones cuatro son estadounidenses. Este gigante chino de ventas por Internet realiza sólo el 9% de sus ventas fuera de China y quiere incrementarlas. Entonces los gigantescos bancos chinos no le sirven. Tampoco los CEOs chinos y contratan CEOs yanquis para dirigir la empresa.

Del Informe brota, que son cinco o seis grandes bancos los que dominan el sistema bancario del “dólar offshore”; con redes descentralizadas de primer, segundo y tercer grado para abarcar hasta los más recónditos lugares del planeta; además de otras redes secundarias, de estos bancos de tercer nivel, para los bancos o empresas chinas, etc., que no son tan interesantes para las redes centrales. Eso nos permite hacer el balance de la economía mundial.

Lenin: “Estos datos nos permiten ver cómo se extiende la espesa red de canales que abrazan a todo el país, que centralizan todos los capitales e ingresos monetarios, que convierten a los millares y millares de explotaciones dispersas en una explotación capitalista única, nacional en un principio y mundial después. La "descentralización" (...), consiste, en realidad, en la subordinación a un centro único de un número cada día mayor de unidades económicas que antes eran relativamente "independientes", o, más exactamente, que tenían un carácter estrictamente local. Se trata, pues, en efecto, de la centralización, del reforzamiento del papel, de la importancia y del poder de los gigantes monopolistas.
Esos gigantes monopolistas bancarios hacen “la distribución general de los medios de producción (...) Pero, por su contenido, esa distribución de los medios de producción no es "general", ni mucho menos, sino privada, esto es, conforme a los intereses del gran capital, y, en primer lugar, del capital monopolista más grande.

Dominancia del dólar en las finanzas, el comercio y la producción en disputa con el yen japonés y con las otras divisas de los países imperialistas

Con la crisis de 2007-08, que luego de una recuperación se ha alargado hasta ahora, ese proceso de mayor acumulación y concentración no sólo no se detuvo sino que se potenció, confirmando que con las crisis unos pierden y otros ganan, los más grandes monopolistas se vuelven aún más grandes. Según el Informe Especial en esa “zona económica del dólar fuera de América” no sólo están los países de América Latina, Asia, África y el Medio Oriente sino también algunos de los europeos como Ucrania, muy interesante para entender las contradicciones allí. Los más grandes bancos asiáticos de la zona del dólar tienen parte de su activa en dólares. Puntualiza el Informe, que el crecimiento de las “economías emergentes” hace crecer su importancia, es decir la dominación del dólar fuera de los EE.UU., es decir de los gigantes monopolistas bancarios que dominan la “pirámide”.

Es importante reparar en los subrayados nuestros en las citas del Informe, como por ejemplo, en el referente a la exclusión de la participación directa de parte de las empresas chinas y otras en esta “pirámide”. Por tanto, lo que los economistas y periodistas burgueses escriben sobre China y que es repetido por los oportunistas, sobre el “poderoso crecimiento de la economía china”, es para embellecer al imperialismo, para disimular la agudización de las contradicciones a nivel mundial, para negar que en el mundo y, en especial en América Latina, el imperialismo yanqui es el enemigo principal; por tanto, la necesidad de la lucha contra éste.

El desarrollo de los monopolios, cada vez más monstruosamente grandes y cada vez más monstruosamente poderosos en el mundo, no puede ser pacífico sino en aguda lucha entre ellos, lo que no excluye los acuerdos. Lo más importante es el carácter de la lucha y no la forma que esta puede tomar, a veces pacífica otras veces violenta. Lucha por el territorio económico entre los monopolios, en medio de colusión y pugna entre los países imperialistas por partir y repartir los países oprimidos. Y, que cada vez más se hunden en crisis cada vez mayores:

China y otros países con tipos de cambio fijos están hartos, también. Cuando Estados Unidos aumenta los tipos de interés, el dólar se dispara y también lo hacen sus monedas, perjudicando a las exportaciones. Por otra parte, el valor de esas enormes reservas parece estar periódicamente en riesgo de una caída del dólar, por la inflación o incluso por default. Durante la crisis de 2007-08 funcionarios estadounidenses hicieron llamadas semanales para tranquilizar a sus homólogos chinos que no se daría un default” (...)”.

La capacidad de los Estados Unidos “(...) de negociar y tomar préstamos baratos y libremente en su propia moneda es un "privilegio exorbitante", en palabras de un ex presidente francés, Valéry Giscard d'Estaing. (...). De hecho, pueden haber ayudado a causar la crisis, las carreras voraces de compras extranjeras de bonos del Tesoro distorsionan el mercado, la reducción de las tasas de interés alimentando un atracón de deuda por los bancos y los propietarios de viviendas.

Las relaciones de dominación y violencia: Monstruoso dominio de la oligarquía financiera sobre las finanzas, la industria y el comercio mundial.

No olvidar que el imperialismo alemán ha avanzado en el mundo “despacio pero siempre hacia adelante”. La FDI alemana está centrada en dominar primero su esfera de influencia, por eso en Europa está invertido el 75% de su FDI, 16% en los EE.UU. y el resto en China, América Latina, etc. Esta es la base de su avance en el comercio mundial.

La lucha, entre los monopolios imperialistas por arrebatar a esta “élite” ( de la “pirámide” bancaria) su situación privilegiada de dominio, tiene que volverse más enconada y el riesgo de las crisis aumenta; porque esta inmensa socialización de la producción a nivel mundial choca con los estrechos marcos de la propiedad privada, cada vez en menos manos; aumentando el riesgo por las proporciones cada vez más grande que va alcanzando el capital en unas cuantas manos y que tiene que desbordarse al extranjero, a los países de ultramar (China) y a los países atrasados, en busca de ganancias extraordinaria;, y junto con este riesgo aumentan los peligros para el sistema y para la generación de nuevas crisis. Esto es lo que parece preocupar más al Informe.

Tener en cuenta los cambios y desplazamientos de fuerza entre ellos que se están produciendo diariamente, como advierte Lenin.

Ese proceso genera más miseria y opresión sobre las masas, no es problema de distribución sino de la propiedad privada capitalista sobre los medios de producción y de vida en el momento del hundimiento del imperialismo (tercera etapa de la revolución mundial). Crece la explotación imperialista y de sus lacayos sobre la inmensa mayoría de la población del planeta y sobre la propia clase obrera en sus países. Se dan desproporciones gigantes en el desarrollo mundial y el desarrollo de los países es cada vez más desigual.

Lenin advirtió que una vez que aparece el monopolio este se desarrolla siguiendo todos los caminos posibles e imposibles y no cabe reformarlo, ni es posible conjurar sus riesgos, ese desorden además no es sólo monetario.

De la división del mundo según las zonas monetarias, brota la dominación del “dólar offshore” y de los monopolios imperialistas, que en su lucha por el dominio del territorio económico dominan las diferentes ramas de la producción de los países de ultramar y de los países oprimidos (“producción offshore” e "integración vertical en las cadenas de valor global"). Dominación que abarca desde la explotación de los recursos naturales, la producción de partes y componentes más intensivas en trabajo y de baja tecnología, hasta el ensamblado y empaquetado del producto final. Préstamos y capitalización de las filiales en el extranjero; remisión de las ganancias a la casa matriz en los países imperialistas. Comercio de importación y exportación entre la casa matriz y las filiales y luego exportación del producto terminado (principalmente chino o de los países oprimidos del Sudeste Asiático o de México y Centro América a los Estados Unidos, Japón, Europa). O del Este y Sur de Europa van las partes o componentes de bajo nivel tecnológico a los monopolios alemanes y luego de ensamblados en el país o fuera van a los mercados de consumidores finales de los otros países imperialistas de Europa, etc. Los préstamos y garantías bancarias, el negocio de la emisión de acciones de las empresas de los países de capitalismo burocrático, ya sean particulares, estatales o mixtas. Los préstamos y ayuda imperialista a los países oprimidos.

Se cumple lo establecido por Lenin, los países imperialistas ejercen el monopolio económico (colonial) sobre los países oprimidos, países coloniales y países semicoloniales, que tienen una independencia política formal pero están sometidos a la dependencia diplomática, etc. Y, que entre los demás países también se dan otras formas de dependencia. Que nuestros países son mercado para la exportación de capitales y mercancías, fuente de materias primas y mano de obra baratas.
Contraparte: parasitismo y podredumbre imperialista; superganancias y decadencia de los países imperialistas; oportunismo y aristocracia obrera, no sólo en los países imperialistas sino también en los países oprimidos: participación en los gobiernos burgueses del oportunismo.

Por esa vía de la integración vertical de los monopolios imperialistas, bajo esta “mano de hierro”, se desarrolla el capitalismo en los países de ultramar más atrasados como China social imperialista o del capitalismo burocrático como nuestros países. La llamada producción offshore de los países imperialistas o estructuración vertical de sus monopolios es para la disputa por el dominio de la economía mundial, del mercado mundial, y de la división del mundo entre ellos brota la división del mismo en las zonas económicas del dólar, del euro, del yuan, de la libra esterlina, etc. Importante recordar la tesis establecida por el Presidente Mao de “tres mundos se delinean” contra la podrida teoría revisionista de los tres mundos de Teng.
 
El imperialismo es la etapa superior y última del capitalismo, es monopolista, parasitario o en descomposición y agonizante, pero no va a desaparecer por sí mismo, si no lo golpeamos se va a mantener moribundo pero no muerto y como fiera herida de muerte seguirá causando más desgracias a los pueblos del mundo. El imperialismo es un gigante con pies de barro.

Los imperialistas en medio de su crisis siempre encontrarán alguna forma de cómo seguir, pese a estar hundiéndose más, con la ayuda del oportunismo permanecerán como un cadáver insepulto, siempre buscarán como incrementar la explotación de la clase obrera en sus propios países y el saqueo de los países oprimidos del mundo, en medio de crisis y guerra de todo tipo. Todo lo cual corresponde al “momento de los 50 a 100 años contados a partir de los 60, en que desaparecerá el imperialismo” (Presidente Mao) y en el tercer momento de la revolución proletaria mundial, de la ofensiva estratégica de la misma y de su barrimiento del imperialismo por la revolución mundial a través de la Guerra Popular.

El imperialismo yanqui va de derrota en derrota: Corea, Vietnam, Afganistán, Iraq, etc., siguiendo la ley del imperialismo y todos los reaccionarios de fracasar, volver a fracasar y así hasta su ruina final. Mientras los pueblos del mundo y con ellos todas las fuerzas progresistas y revolucionaria, siempre seguirán su lógica de luchar, fracasar, volver a luchar volver a fracasar, volver a luchar hasta derrotar al imperialismo, la reacción mundial y el revisionismo.

La clase obrera y los pueblos del mundo no deben olvidar nunca el llamamiento hecho por el Presidente Mao de que los pueblos de un país débil pueden vencer la agresión del imperialismo siempre que se atrevan a desafiar todas las dificultades y a luchar unidos. Que el imperialismo es un tigre de papel, que hay que tomarlo muy en cuenta tácticamente y despreciarlo estratégicamente.

De los principales hechos expuestos hasta aquí, queremos destacar los referentes al mayor parasitismo y descomposición del imperialismo yanqui, que por su posición de superpotencia hegemónica única se acelera, por tanto, la característica específica que toma su hundimiento, su “declive” y de los demás países imperialistas.
Se agudiza la contienda, China un gigante por su propio peso en la economía y política mundial, por ser una potencia imperialista más atrasada, se convierte por decirlo así en el mercado apetecido de todas las demás potencias imperialistas en su contienda con el imperialismo yanqui. China no deja de estar en la mira de todos ellos. Como hemos visto al terminar la entrega anterior. La contienda entre los imperialistas es absoluta.

Tener presente, como nos hace recordar el Presidente Gonzalo, el proceso de hundimiento de los grandes imperios. El imperialismo yanqui es actualmente la superpotencia hegemónica única y, como fue en el pasado, en el caso de los viejos imperios, este no tiene amigos sino sólo enemigos. Los imperialistas no son amiguitos entre ellos. El imperialismo se está hundiendo en medio de una serie compleja de guerras de todo tipo y será barrido necesaria y definitivamente de la fas de la Tierra por la guerra popular mundial.

Cada vez, se dan mas signos de su final. Actualmente asistimos en el mundo ha grandes movimientos de población, no son simplemente inmigrantes, son millones de oprimidos que van del Tercer Mundo a los países imperialistas y no habrá fronteras ni murallas que los detenga. Ellos ya están cambiando las condiciones de la lucha de clases en todos los países imperialistas. La tendencia es que esta masa honda y profunda se una con el proletariado de vanguardia de los países imperialistas. Ese es el complejo y difícil proceso que está en marcha. La clave es contar con el partido de vanguardia.

No olvidar que al monopolio en economía corresponde la violencia y la reacción política a diferencia del capitalismo de libre concurrencia.

Situación revolucionaria en desarrollo desigual en el mundo. Por eso, también, en todo el mundo está en marcha el proceso de reaccionarización del Estado burgués, su militarización y la guerra imperialista. Las actuales elecciones en los EE.UU., las disputas entre la Clinton y Trump, el crecimiento del chovinismo imperialista y del fascismo, de los movimientos reaccionarios en la UE y el Brexit son las expresiones más recientes de ello. Por eso, también, los representantes “más democráticos” de los Estados imperialistas de Europa vuelven a sacar del ropero, donde estaba guardada pero siempre a mano, la palabra hasta hace poco incorrecta: “nación”. No pueden hablar en nombre de su burguesía imperialista para la guerra interior y exterior, sino que necesitan hacerlo blandiendo el chovinismo imperialista y haciendo creer que es diferente al chovinismo de los llamados “populistas” como el de Trump, el del “Brexit”, el Front National, etc.

Los continuos escándalos de corrupción de los representantes del Estado burgués, de su vinculación con los grandes monopolistas, de la financiación de los partidos, etc., expresan en forma más acentuada lo establecido por Lenin de que los grandes monopolistas les han robado su libertad a los ciudadanos y estos países se han convertido en cárceles para los obreros.

La hegemonía del imperialismo yanqui es una amenaza contra todos los demás

Algunos hechos más contenidos en el Informe que expresan el mayor parasitismo o descomposición del imperialismo, sobre el comercio mundial y la exportación de capitales, se lee:

Los niveles de comercio y el saldo de los activos y pasivos exteriores son de cinco a diez veces más altos que en los años 1970 y mucho más grande que en su pico anterior justo antes de la primera guerra mundial. La velocidad y la complejidad de los flujos de capital superará cualquier cosa que el mundo ha visto nunca antes”.

Lenin: “(...) el desarrollo del capitalismo ha llegado a un punto tal, que, aunque la producción de mercancías sigue "reinando" como antes y siendo considerada como la base de toda la economía, en realidad se halla ya quebrantada, y las ganancias principales van a parar a los "genios" de las maquinaciones financieras. En la base de estas maquinaciones y de estos chanchullos se halla la socialización de la producción; pero el inmenso progreso logrado por la humanidad, que ha llegado a dicha socialización, beneficia a los especuladores.”

Más adelante prosigue Lenin: “(...) El aumento del riesgo es consecuencia, al fin y al cabo, del aumento gigantesco de capital, el cual, por decirlo así, desborda el vaso y se vierte hacia el extranjero, etc. Y junto con esto progresos extremadamente rápidos de la técnica traen aparejados consigo cada vez más elementos de desproporción entre las distintas partes de la economía nacional, de caos, de crisis.
Y las crisis -las crisis de toda clase, sobre todo las crisis económicas, pero no sólo éstas- aumentan a su vez en proporciones enormes la tendencia a la concentración y al monopolio.”

Prosiguiendo con el Informe: “A juzgar por su participación en la producción mundial de acero, la fabricación, el comercio de mercancías, el transporte y las materias primas de producción y consumo, al país le va de perros (véase el gráfico en la edición impresa de The Economist del 03 de octubre de 2015). El número de países a los que Estados Unidos es el mayor mercado de exportación se ha reducido de 44 en 1994 a 32 y en el mismo período la cifra equivalente para China ha aumentado de dos a 43.
Muchas de las empresas más valiosas del mundo siguen siendo estadounidenses, pero esto exagera su influencia en el extranjero: su participación en el stock de inversión corporativa internacional ha caído de 39% en 1999 al 24%.
Pero, “los Estados Unidos todavía brillan en una serie de campos. (...) Su Administración de Alimentos y Drogas es el punto de referencia mundial para la eficacia de un nuevo medicamento (...) una capacidad asombrosa para dominar cada nueva generación de la tecnología. Ahora preside una nueva era basada en la nube, el comercio electrónico, redes sociales y la economía del compartir. Facebook y Google (...) inventaron los sistemas operativos del 99% de los usuarios de teléfonos inteligentes y las empresas de Internet en China, incluido el Sr. Ma, ambos están protegidos y atrapados detrás del "Gran Firewall".
El predominio de las palancas fundamentales de las finanzas globales y del sistema monetario mundial de los Estados Unidos ha aumentado. La cuota de mercado mundial de bancos de inversión de Walt Street se ha incrementado en un 50% ya que las empresas europeas se han reducido y los aspirantes asiáticos han pisado agua. Los gestores de fondos estadounidenses ejecutan el 55% de los activos mundiales bajo gestión, frente al 44% de hace una década, lo que refleja el crecimiento de nuevos vehículos de inversión y la banca en la sombra, como los fondos negociados en bolsa. Flujos globales de capital, más grande que en cualquier momento de la historia, se mueven al ritmo de la VIX, una medida de la volatilidad en mercados de valores de los Estados Unidos. (...) Las Finanzas y tecnología ya son un campo de batalla por la soberanía, como la persecución de Europa de Google a través de casos de competencia ha demostrado”.

Sobre este “campo de batalla”, estos días hace noticia la multa del ministerio de justicia yanqui al Deutsche Bank (Banco Alemán) por 14,000 millones de dólares, como antes lo hizo con dos bancos ingleses, etc.

Los hechos confirman que: “El capital financiero, concentrado en un puño y que goza del monopolio efectivo, obtiene un beneficio enorme, que se acrece sin cesar, de la constitución de sociedades, de la emisión de valores, de los empréstitos del Estado, etc., consolidando la dominación de la oligarquía financiera, imponiendo a toda la sociedad los tributos en provecho de los monopolistas. Todas las condiciones de la vida económica sufren una modificación profunda a consecuencia de esta transformación del capitalismo. Con el estancamiento de la población, de la industria, del comercio y del transporte marítimo, "el país" puede enriquecerse por medio de las operaciones usurarias. "(...) "es el dominio completo de la oligarquía financiera, que reina sobre la prensa y sobre el gobierno"(…) "No hay ninguna operación bancaria que produzca beneficios tan elevados como las emisiones" (...) El monopolio, una vez que está constituido y maneja miles de millones, penetra de un modo absolutamente inevitable en todos los aspectos de la vida social, independientemente del régimen político y de otras "particularidades".

Las elecciones en los EE.UU. han mostrado como la economía del país decae, las condiciones de vida y de trabajo empeoran para la gran mayoría de la clase obrera y del pueblo, comparable a las del siglo XIX, crisis política, social y de todo tipo, pero el beneficio enorme de la “oligarquía financiera” se acrecienta sin cesar, el país se enriquece cada vez más, mucho más. Así se va hundiendo y marchando a su ruina final el imperialismo yanqui.

La hegemonía del imperialismo yanqui es una amenaza contra todos los demás:

 “Desde los ataques del 11 de septiembre del 2001, Estados Unidos ha afirmado enfáticamente el control sobre el sistema de pago en dólares en el centro del comercio y las finanzas mundiales. Estados hostiles, empresas o personas pueden ser separados del sistema, como Irán, Birmania, magnates políticos rusos y bufones de fútbol de la FIFA han encontrado su costo. La amenaza de esta sanción ha dado a América un alcance extraterritorial mejorado” (ver Informe Especial). Así se entiende mejor el acuerdo de desmilitarización de Irán por 8 años referente a la “energía nuclear”, tecnología para misiles de largo y mediano alcance, etc., de julio de 2015 y los problemas en que ha entrado Rusia con las sanciones en relación a la disputa imperialista por Ucranía.
 
SE AGUDIZA LA CONTIENDA Y LA DISPUTA IMPERIALISTA POR EL BOTÍN

Todos esto datos son muy importantes porque ayudan a explicar porque las contradicciones se agolpan, cuál es la base económica de la situación actual. Como se agudiza la contienda y la disputa entre ellos por el botín y, por tanto, la contradicción principal se expresa con mayor fuerza.

Crece la explotación y la opresión de la gran mayoría de la clase obrera en los países imperialistas. Desde los años 70 la economía en los países imperialistas crece más lentamente pero la acumulación de la producción y del capital, la riqueza en una minoría cada vez más pequeña, se acrecienta sin cesar. Lo que los economistas y sociólogos burgueses denominan el “crecimiento de la desigualdad”. Con ello crece inmensamente el Poder del capital sobre la clase obrera.
Cada vez se incrementa más la acumulación de la producción y del capital (la riqueza) en manos de una minoría como producto de la explotación de la propia clase obrera y la de los países oprimidos, una parte de la cual le arrojan a una parte de sus obreros, que por sus emolumentos y las prebendas que recibe de los explotadores vive en condiciones pequeño burguesas: la aristocracia obrera. Esta es la base económica del oportunismo.

Aplastar al oportunismo, al revisionismo y a las posiciones burguesas dentro de la clase obrera es tarea clave para reconstituir el partido y unir al movimiento del proletariado en estos países y al movimiento de liberación nacional para acabar con el imperialismo. En la raíz del oportunismo están esas ideas burguesas propagadas por los académicos del imperialismo de que los monopolios marcharían a unirse en un sólo cartel internacional, las ETN o EMN, por tanto la posibilidad de la paz y la democracia bajo el imperialismo. O que lo principal del imperialismo es “su política de anexiones”, con lo cual se busca reducir al imperialismo a la política imperialista, por lo tanto sólo luchar contra esta política, para reformarlo. Todas ideas de Kaustky con las cuales Lenin liquidó cuentas pero que se vuelven a presentar como nuevas.

En marzo de 2015 el Banco de Pagos Internacionales informó que la financiación en dólares fuera de los Estados Unidos alcanzó la suma de 9,6 billones de dólares mientras que los intercambios en Euro fuera de la zona europea común del Euro alcanzaron 2,8 billones.
Hay que tener en cuenta esas sumas en dólares y euros para ver las cuentas que a continuación se dan, cuando tratamos sobre el capitalismo monopolista de estado, sobre las tenencias de divisas. No olvidar que los países semicoloniales están sometidos al monopolio económico pero de diferentes países imperialistas, donde una potencia imperialista es principal, no de uno sólo, en tal caso serían países coloniales.

Resumiendo, de los hechos brota la hegemonía financiera de los Estados Unidos y con ello su dominio de la economía mundial como lo muestra su dominio de la tecnología de la información, el control de las principales fuentes de energía y materias primas en el Medio Oriente, el Sudoeste de Asia, América Latina, las llamadas redes de producción del Sudeste Asiático y China, de México, Centroamérica y el Caribe, etc. Siempre en dura contienda con los otros imperialistas. Capital financiero que domina sobre la llamada “economía real” y la “especulativa”, que como se ve de las propias citas del Informe no se pueden separar. Y, por lo mismo, todas las condiciones de la vida económica sufren una modificación profunda a consecuencia de esa hegemonía mundial del imperialismo yanqui, en medio de esta decadencia: con el estancamiento de la población, de la industria, del comercio y del transporte marítimo, "el país" puede enriquecerse por medio de las operaciones usurarias. Ese es el camino, que parece paradójico, del hundimiento del imperialismo.

La IED a los países oprimidos de Asia y a China estos años alcanza sus marcas históricas
Lo dicho anteriormente expresa la relación del crecimiento de los monopolios imperialistas con la exportación de capitales y el comercio internacional de exportación e importación en esa región. No olvidar, que junto con la IED, a la llamada producción multinacional de las filiales de los monopolios muchas de las cuales se financian localmente o reinvierten utilidades o retienen sus utilidades en donde están ubicadas para eludir impuestos en sus países de origen. Ahora, veamos los datos más recientes de la IED:
 
En un contexto de bajo crecimiento y fuerte incertidumbre global, la inversión extranjera directa (IED) ha mostrado un particular dinamismo. En 2015, los flujos mundiales de IED aumentaron un 36%, llegando a un monto estimado de casi 1,73 billones de dólares, su nivel más alto desde 2007 (UNCTAD, 2016a) (véase el gráfico I.1). Detrás de estos resultados está una intensa ola de fusiones y adquisiciones transfronterizas, focalizadas en los países desarrollados, especialmente en los Estados Unidos. En 2015, las operaciones transfronterizas representaron el 31% del total de las fusiones y adquisiciones mundiales (JP Morgan, 2016).
 
(...) A nivel regional, Asia en desarrollo continúa siendo la principal región receptora de las entradas de inversión extranjera directa, superando a la Unión Europea y a América del Norte. En 2015, la IED dirigida a Asia en desarrollo registró un crecimiento del 15%, alcanzando un nuevo récord histórico, liderado por Hong Kong (Región Administrativa Especial de China), China, Singapur y la India. Sin embargo, en Hong Kong (RAE de China) parte importante del crecimiento corresponde a la fusión y reestructuración de las empresas Cheung Kong Holdings y Hutchison Whampoa en CK Hutchison Holdings, lo que no representa una nueva inversión productiva“ (La Inversión Extranjera Directa en América Latina y el Caribe 2016, CEPAL, págs. 19 a 21).
 
Ver Cuadro I.1. Entradas mundiales de Inversión Extranjera Directa, tasas de variación y distribución por regiones, 2006-2015 (En miles de millones de dólares y porcentajes) en La Inversión Extranjera Directa en América Latina y el Caribe 2016, CEPAL.
 
Las entradas de IED en las economías en desarrollo continúan creciendo, pero su participación en el total mundial disminuyó en 2015”.
 
Otro dato importante para América Latina, en cuanto a la IED, es que:
En 2015, los Estados Unidos se convirtieron en el principal origen de las entradas de inversión extranjera directa recibidas por América Latina y el Caribe. Considerando las entradas que tienen un origen claramente identificado, los Estados Unidos son responsables del 25,7%. Los Países Bajos son el segundo origen más importante, con un 15,4%, seguidos de España, con un 11,5%” (ibídem).

 
EL CAPITALISMO MONOPOLISTA DE ESTADO Y LA OPRESIÓN DE LOS PAÍSES IMPERIALISTAS SOBRE LOS PAÍSES OPRIMIDOS
Hemos citado tantas veces a la FED y al dólar, por lo cual, es necesario hacer las comparaciones cuantitativas entre los Bancos Centrales de las economías imperialistas (los llamados Bancos Centrales Centrales -BCC- con los Bancos Centrales de las economías imperialistas más atrasadas como las de Rusia y China, como de los países oprimidos (los llamados Bancos Centrales Periféricos -BCP) a través de sus activos y la proporción de los mismos según las monedas de reserva que contienen.
Lenin escribió, que en los países imperialistas llegado un determinado momento se produjo la unión del inmenso poder de los monopolios del capital financiero con el inmenso poder del Estado constituyendo el capitalismo monopolista de Estado.... (continuará)