Freitag, 7. April 2017

PCM DE FRANCIA: ¡Boicotear las elecciones! ¡Preparar la guerra popular!


Hoy publicamos la traducción inoficial al español del comunicado del PCM de Francia denominado: ¡Boicotear las elecciones! ¡Preparar la guerra popular! ( Boycottons les élections ! Préparons la Guerre Populaire !). Es una importante toma de posición por el maísmo, la revolución proletaria y la guerra popular. Es un aplastamiento de todas las posiciones oportunistas que llaman a la "lucha contra el fascismo" para irse detrás de la democracia burguesa, de la burguesía y del chovinismo burgués. Los c. del PCM de Francia oponen al fascismo que impulsa la propia burguesía imperialista la lucha por derrivar la dictadura de la burguesía sea cual sea su sitema de gobierno, es decir, la lucha por la dictadura del proletariado y el socialismo que se hace con Guerra popular y llaman a preparar su inicio.
Saludos Calurosos
 
¡Boicotear las elecciones! ¡Preparar la guerra popular!

El PCM se incribe plenamente en la campaña de boicot 2017. La plataforma de la campaña ofrece puntos de unidad muy claros para un boicot revolucionario: para oponerse al ascenso del fascismo, la necesidad de la revolución contra el capitalismo, etc. Así participamos donde quiera que estemos con nuestros puntos fuertes en esta campaña y apoyamos todas sus iniciativas.

 


La democracia burguesa es la dictadura de la burguesía!

 

Como cada cinco años, la clase dominante nos repite continuamente en todas partes que ya es hora de que vayamos a las urnas para "Expresarnos". De acuerdo con el mito de la democracia burguesa, expresarse es poner una papeleta en una urna a intervalos regulares: en esto consistiría el buen funcionamiento de la democracia.

 

Los comunistas dicen claramente que, sus elecciones son una farsa! No hay ninguna sombra de duda de que tienen como único propósito de tratar en vano de legitimar el sistema existente en la creencia de que él fue elegido y aceptado por la mayoría de la población.

 

Elección tras elección, gobierno tras gobierno, nada mejora para nuestra clase, los oprimidos y los explotados. La alternancia prometió "el cambio es ahora". La realidad es "la fumigación es ahora!  El balance de Holanda de cinco años habla por sí mismo: una serie de ofensivas antisociales y anti-obreras, el fortalecimiento de una política exterior cada vez más agresiva y el aumento del fascismo. Frente a la crisis financiera de 2008, la burguesía imperialista francesa ganó en agresividad ya sea a nivel nacional (reforma de las pensiones de Sarkozy, ANI, pacto de responsabilidad y Ley de Trabajo finalmente de 49-3) o un plan exterior (intervención imperialista en Mali, el Sahel, África central, Libia, Siria, ...). La política de la burguesía imperialista para mantener como consecuencia directa el empeoramiento de las condiciones de vida de del proletariado en Francia (el aumento del desempleo y la inseguridad laboral, atacar los derechos fundamentales en el trabajo, el acoso policial en los barrios, etc. .) y las intervenciones devastadores en el extranjero que están en el origen de la llamada "crisis de los refugiados", que en realidad es principalmente un crimen del imperialismo contra los pueblos de los países oprimidos.

 

La clase dominante, la burguesía, por lo tanto, intenta hacernos creer que las elecciones podrían cambiar milagrosamente todo con nuestros votos. Sin embargo, si miramos más de cerca, nunca una votación nos permitió conseguir el progreso social real; las victorias sociales se han logrado a través de la lucha.

 

Desde hace 5 años, Bernard Arnault, Bouygues, Dassault sólo tienen beneficios a costa nuestra y ahora Fillon, Macron y comparsas nos dicen que tenemos que apretarnos el cinturón, se necesita más liberalismo por lo que nos puede disparar con facilidad y nos vamos a tener que conformarnos con lo mínimo. En resumen, el cucharón del desprecio por el proletariado!

 

Frente a estos más orgullosos representantes de la burguesía, habría candidatos que dicen representar los intereses de todo el pueblo francés, de las clases más populares o lograr una gran unidad nacional y popular ... Vamos a empezar hablando de los que estaban allí, precisamente!

 

Contra la ilusión de socialchovinismo!

Los cinco años de Holanda se produjo después de numerosos gobiernos de derecha. Así, el Partido Socialista durante las elecciones de 2012 quiso presentarse abogando por una ruptura con las políticas anti-sociales y racistas que la precedieron. Mientras que la crisis económica es una oportunidad para una ofensiva de los empleadores contra los trabajadores, entonces el candidato Hollande dijo que su enemigo es el "mundo de las finanzas". Esta frase tiene memoria y fueron atraídas por él a muchas de las  víctimas de la política antisocial de Sarkozy. Sólo la segunda parte de la frase a menudo se olvida, se dice "mi enemigo no tiene rostro, no tiene nombre." El "mundo de las finanzas" era, por tanto, un enemigo invisible, tan invisible que la lucha contra todo daba lo mismo!

 

Los cinco años de Sarkozy fueron conocidos por el movimiento contra la reforma de las pensiones. El PS decidió jalar en las urnas a todos los que se oponian a la reforma. El gobierno del PS está abierto a las promesas sociales avanzados decían. El resultado es claro hoy: tenemos todo lo contrario. Esto causó un colapso completo del PS. La popularidad del gobierno Hollande ha ido disminuyendo, el PS ha entendido que era imposible para él hacer un nuevo mandato de cinco años. De ahí que las divisiones dentro del partido en crisis se aceleraron.

 

El PS es un partido burgués responde directamente a los intereses de la burguesía, en la elección se basa en el hecho de que pretende conciliar los intereses de la burguesía y los intereses de la clase obrera para hacer avanzar a "Francia". La crisis del PS le llevó a dividirse en dos. Por un lado están los partidarios de Macron (más del PS desde 2009, pero los que apoyan a Holanda desde 2010), que estaba fuera del Gobierno para acelerar mejor su campaña (este es el caso por ejemplo de Manuel Valls y Malek Boutih) y por el otro está Hamon, que al final de la primaria va a querer encarnar la izquierda del PS.

 

Hamon y Mélenchon son las dos caras de un mismo problema: el socialchovinismo.

 

Ambos dicen tener una herencia social democráta y esa pretensión de defender a las "clases populares". De hecho uno tanto como el otro están en al servicio de la burguesía imperialista.

Tanto llamado a una Francia unida, independientemente de la división de clases. Lo que se quiere es hacer latir el corazón de Francia y el otro quiere a los insumisos, en todos los casos, no es al proletariado lo que defienden.

Mélenchon en contra de la política exterior de Francia que habla de querer la paz, pero por el contrario, explica que su política exterior se basa única y exclusivamente en el interés de los franceses. Es una extraña paz que ofrece aquí Mr. Mélenchon! O defendemos los intereses estratégicos del imperialismo francés y seguimos manteniendo la dominación militar y económica del Estado francés en los países oprimidos, o defendemos la solidaridad internacional de los pueblos: no hay término medio . No hay que olvidar que Mélenchon está muy cerca de Dassault y siempre ha dado la bienvenida y animó a las ventas de armas que se encuentran en los mil millones que Francia fue capaz de lograr o no de Qatar, Rusia, India o Egipto. Con orgullo dice que Francia debe seguir vendiendo armas por todas partes porque de lo contrario otros lo harían. Estamos ante el chovinismo que es más despreciable: que se pretende social en apariencia, pero por el contrario  proporciona los aviones de combate para el ejército indio, que luego va a usarlos para bombardear a los pueblos indígenas y a los maoístas que hacen la revolución en el Estado indio!

Esta es sólo una manifestación de chovinismo entre otras. También es importante tener en cuenta los comentarios de Mélenchon sobre los trabajadores desplazados o inmigrantes que deben dejar si no tienen trabajo. O en su programa el Futuro en Común en "Plan de Mar" . Para Mélenchon, "Francia es una potencia marítima que se ignora", su proyecto es simplemente para desarrollar la presencia de los monopolios franceses, dice, en los "Departamentos y territorios de ultramar", sin hacer la pregunta ni una vez sobre el derecho de los pueblos a la auto-déterminantion, el pueblo canaco disfrutar! No hay que olvidar que Mélenchon es el que volvió a introducir las banderas francesas y la Marsella en las marchas de la “izquierda”.

 

El socialchovinismo no es una solución o un paso adelante para el proletariado, no es un paso antes de la revolución, que debía ir hacia ella, se trata de un enemigo vigoroso de los intereses del proletariado. El socialchovinismo es un golpe al proletariado de las naciones oprimidas, que no permite la solidaridad de clase con los proletarios del mundo. Se hace impotente al proletariado colocándolo bajo la dirección de la burguesía, abogando por la conciliación de clases, la misma para negar el carácter central de la lucha de clases con lemas como "El primer humano! " o " revolución ciudadana! ".

 

Las táctica del proletariado en la situación actual no puede estar en esos rangos, de asociarse o vender cualquier ilusión de los socialchovinistas que son las instancias anteriores de los representantes del imperialismo francés.

 


Unas pocas palabras sobre los "anti-sistema"

Otro fenómeno es el de declararse "candidato anti-sistema", como Trump había hecho en los EE.UU. durante su campaña. Es cada vez más probable que ni el SP ni republicanos (ex UMP) lleguen a la segunda ronda. Los dos representantes del bipartidismo, que organizan la política y gobernaron el país durante décadas, han perdido mucha credibilidad por lo que su apoyo se derrumbó. Esto fue visto por primera vez con el PS, que después de estos funestos cinco años, ya tienen prácticamente ninguna posibilidad. Esto puede parecer más sorprendente para los republicanos, que son propensos a perder una elección que parecía sin embargo tenerla segura. Alain Juppé y Manuel Valls, los dos favoritos de la primaria de la derecha y la “izquierda”, han sido en gran parte eliminados a pesar de las predicciones de los medios.

 

Esta es también la forma en que debemos interpretar la postura "anti-sistema" de todos los principales candidatos: nadie quiere encarnar la continuidad con la política tradicional.

 

Es obvio que estos llamados “antisistema” se oponen a nada más que el viento. Ya no hay ninguna vergüenza para ellos decir estar en contra del sistema, mientras que a menudo están en el corazón del funcionamiento de este sistema: los antiguos estudiantes de escuelas como la ENA, los políticos de carrera e incluso el banquero Rothschild para Macron ! Representan todos los intereses de la clase dominante, y por lo tanto ninguno de ellos tiene la capacidad en curso para oponerse a la principal representante del ascenso del fascismo: Marine Le Pen, también otra "anti-sistema", que como legado más simple recibió un partido político y por haber nacido en una familia rica tiene una casa en St. Cloud.

Ante el ascenso del fascismo, una solución

¿Qué es el fascismo? El fascismo es la dictadura abierta de los elementos más reaccionarios del capital financiero. El capital ya no se puede gobernar por el método tradicional de la democracia liberal, el sector más reaccionario de la capital toma el poder y brutalmente se impone a toda la sociedad.

 

La crisis económica de 2008 vio todas sus consecuencias caer sobre las espaldas del proletariado.

 

La crisis ha acelerado el ascenso del fascismo en Francia, Europa y en todo el mundo.

 

El gobierno del PS ha impulsado el ascenso del fascismo a través de una serie de leyes anti-populares y anti-obreras. Y más tarde con el establecimiento de un estado de emergencia permanente no ha hecho sino aumentar los poderes de la policía, establecer una ocupación militar del territorio y el establecimiento de un potente arsenal jurídico represivo en nombre de la so-llamada "lucha contra el terrorismo".

 

Hoy en día el Frente Nacional, que encarna el ascenso del fascismo, tiene a su favor la segunda ronda de garantía. El FN ha asegurado el apoyo de la policía, una parte importante de los militares, y comienza a aparecer en la educación, entre los altos funcionarios, en la universidad. La burguesía está cada vez más abiertamente por la elección del fascismo para para estabilizar el más brutal significado del capitalismo. Si bien es poco probable que Marine Le Pen se las arregla para ser elegida, estará sin duda presente en la segunda ronda, con un peso político para los años futuros. Es posible que esta "derrota" en la segunda ronda empuje a una parte del FN a tratar de reemplazarla. De hecho, el ideólogo en línea  Florian Philippot presionando al componente "social" de FN para demonizarla en el partido ha creado tensiones significativas dentro. Pero el fascismo es un movimiento, de la que Le Pen es sólo una de sus representantes. Esto, inevitablemente, va a fortalecerse en los próximos años, impulsado por la crisis general del capitalismo y el colapso de los partidos tradicionales de la derecha como de la “izquierda”.

Ningún candidato puede pretender estar en capacidad de oponerse a la subida del fascismo. No hay elección posible para bloquear el ascenso del fascismo. Todos los partidos de gobierno fuera del FN promovió su ascenso y continuarán haciéndolo. La única manera de acabar con el fascismo de una vez por todas es la revolución. Sólo la revolución socialista puede eliminar el capitalismo y por lo tanto el fascismo como método del capitalismo financiera del gobierno en crisis.

 

De este modo el argumento de que el boicot sería "jugar al frente nacional" es un argumento de la burguesía para intentar mantener su legitimidad para consolidar su poder a través de los partidos políticos. La responsabilidad de la subida del Frente Nacional, no caen sobre el proletariado que no va a las urnas,  los únicos responsables son los de la burguesía imperialista francesa, sus aliados y sus representantes.

 


¡Construir los tres instrumentos de la guerra popular!

A los que defienden con firmeza la táctica de boicot a las elecciones burguesas. Esta táctica no tiene como objetivo acabar con el capitalismo en sí. Esta táctica se pretende continuar para desacreditar la democracia burguesa, que tiene como objetivo dar a conocer en la forma más clara cuál es su verdadero carácter, es decir, la dictadura del capital. Su objetivo es unir a las fuerzas revolucionarias en acción en torno a una línea clara sobre las elecciones. Y, por último, tiene el objetivo más importante de la transformación de la abstención masiva del proletariado en una acción política más consistente.

Registramos esta táctica en nuestra estrategia revolucionaria: la de la guerra popular. Sabemos que el Estado burgués no se caerá por sí mismo, no se puede transformar desde dentro, no puede ser vencido, pero debe ser destruido de arriba a abajo, que conocemos bien la necesidad de la revolución. Para ir a la revolución que necesitamos una estrategia clara. La estrategia de la guerra popular se articula en torno de los tres instrumentos para llevarla a cabo: el partido, el Frente y la Fuerza de Combate. Sabemos que la revolución no será un gran paseo que milagrosamente vence a la clase dominante, sabemos que va a ser a requerir tiempo, que pasará a través de fases diferentes, al principio vamos a estar en una fase principalmente defensiva que esta fase será la más larga antes de llegar a una fase de equilibrio que a su vez permitirá después llevar a cabo la ofensiva estratégica. También sabemos que la burguesía va a defender sus intereses a través de protegerse a sí misma por sus fuerzas armadas, el ejército y la policía y que sobre todo hacer frente a este pueblo también necesitan tener sus fuerzas armadas, es por esto que necesitamos una fuerza combatiente popular, esta fuerza sirve directamente a los intereses del proletariado. El partido en es el estado mayor del proletariado, como dijo Lenin, opuesto al estado mayor de la burguesía, que reúne los elementos más avanzados del proletariado, es decir, los que tienen el más alto nivel de conciencia política y dedicarse totalmente a la lucha revolucionaria, siempre analiza las condiciones concretas para el establecimiento de tácticas de control en cada fase de su estrategia revolucionaria. En el Frente por su parte, están las masas organizadas con la línea del Partido Revolucionario.

 

Por lo tanto, esta estrategia revolucionaria de construir la guerra popular, se basa en una variedad de tácticas. En las elecciones burguesas, en un país imperialista como Francia, la táctica del boicot activo y revolucionario es la táctica más eficaz del proletariado para avanzar en la lucha de clases, para desarrollar nuestra solidaridad y fuerza en la lucha y desenmascarar a todos los revolucionarios en la palabra y oportunistas en la práctica reformista.

 

¡Para la revolución, boicot a las elecciones!

 

¡Ante el ascenso del fascismo, la preparación de la guerra popular!